Historia de Teotihuacán

Las ruinas de Teotihuacán se hallan entre las más importantes de México. Teotihuacán significa “urbe donde nacieron los dioses”, lo que refleja la creencia del pueblo mexica o azteca de que los dioses crearon el cosmos en este sitio.

Algunos de sus edificios principales son el Templo de Quetzalcoatl, la Pirámide del Sol (la tercera pirámide más grande en el planeta) y la Pirámide de la Luna.

La historia más temprana de Teotihuacán está envuelta en misterio. Poco se sabe sobre sus quienes fueron en realidad sus constructores. Sólo se sabe que en algún instante tras cien AC, la construcción de la gran Pirámide del Sol, la más importante de la ciudad empezó. Una curiosidad es que el ascenso de Teotihuacán coincidió con el del imperio romano.

Pyramid of the Moon and the road of death in Teotihuacan, Mexico

En la actualidad, se ignora cuál era la identidad étnica de los primeros habitantes de Teotihuacán. Entre los aspirantes se hallan los pueblos nahuas, los otomíes y los totonacos, entre otros. Sin embargo, las últimas hipótesis revelan que, probablemente, Teotihuacán se trató de un emplazamiento cosmopolita donde se vieron involucrados diversas culturas.

PIRÁMIDE DEL SOL

En su cenit alrededor del año quinientos D. de C., las espléndidas pirámides y palacios de la ciudad de Teotihuacán cubrían más de 35 km a la redonda; siendo una de las ciudades más grandes no sólo del continente, sino de todo el planeta. A través del comercio, la repercusión de Teotihuacán se sintió tan al sur como en los actuales territorios de América Central.

Creencias religiosas

Se considera que la ciudad fue concebida, principalmente, con fines religiosos.

Asimismo hay representaciones de diversas deidades femeninas, incluyendo una mujer con características arácnicas, así como una diosa del agua. Así mismo, los investigadores consideran que aquí se llevaron a cabo sacrificios, de hombres capturados en las diversas guerras que se hacían en las diversas regiones de Mesoamérica.

Se sabe que los rituales rituales en Teotihuacán fueron cronometrados con la aparición de Venus como la mañana y la estrella de la noche.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.