Himno Nacional de México completo

El himno nacional de México fue utilizado por primera vez en 1854, aunque no fue oficialmente adoptado de jure hasta 1943. Las letras del himno nacional, que aluden a las históricas victorias militares mexicanas en el fragor de la batalla e incluyen gritos de defender la patria, fueron compuestas por el poeta Francisco González Bocanegra después de una contienda Federal en 1853.

Más tarde, en 1854, pidió a Jaime Nunó componer la música que no es el poema de González. El himno nacional, compuesto por diez estrofas y un coro, entró efectivamente en uso el 16 de septiembre de 1854.

El 12 de noviembre de 1853, el presidente Antonio López de Santa Anna anunció una competición para escribir un himno nacional para México. El concurso ofreció un premio a la mejor composición poética que representa ideales patrióticos. Francisco González Bocanegra, un poeta talentoso, no estaba interesado en participar en la competencia. Argumentó que escribir poemas de amor implicaba habilidades muy diferentes a las necesarias para escribir un himno nacional. Su prometida, Guadalupe González del Pino, tenía una fe inquebrantable en las habilidades poéticas de su novio y estaba disgustado con su constante negativa a participar a pesar de sus constantes insistencias y peticiones de sus amigos.

Bajo mentiras, lo atrajo a una habitación aislada en la casa de sus padres, lo encerró en la habitación, y se negó a dejarlo salir hasta que produjera una entrada para la competencia. Dentro de la sala en la que fue encarcelado temporalmente había imágenes que representaban varios acontecimientos en la historia de México que ayudaron a inspirar su trabajo.

Lee también:  Importancia económica de las pymes en México

Después de cuatro horas de inspiración fluida (aunque forzada), Francisco recuperó su libertad deslizando todos los diez versos de su creación bajo la puerta. Después de que Francisco recibió la aprobación de su novia y su padre, presentó el poema y ganó la competencia por voto unánime. González fue anunciado como ganador en la publicación diario Oficial de la Federación (DOF) el 3 de febrero de 1854.

  1. Concurso de música

Una composición musical fue elegida al mismo tiempo que la letra. El ganador fue Juan Bottesini, pero su entrada no le gustó debido a la estética. Este rechazo causó un segundo concurso nacional para encontrar música para las letras. Al final del segundo concurso, la música elegida para la letra de González fue compuesta por Jaime Nunó, el entonces rey Catalán de la banda líder de España. En el momento de la segunda competencia del himno, Nunó era el líder de varias bandas militares mexicanas.

Había sido invitado a dirigir estas bandas por el presidente Santa Anna, con quien se había reunido en Cuba. Cuando Nunó llegó por primera vez a México para comenzar a tocar con las bandas, Santa Anna estaba haciendo su anuncio sobre la creación de un himno nacional para México.

La composición del himno de Nunó fue hecha como obras maestras de la música clásica, con una alta calidad en la composición, y fue elegida. De las pocas composiciones musicales presentadas, la música de Nunó, alegre «Dios y Libertad», fue elegida como ganadora el 12 de agosto de 1854. La pieza fue adoptada oficialmente como el himno nacional de México el 16 de septiembre de ese mismo año. La actuación inaugural fue dirigida por Juan Bottesini, cantada por la analista Claudia Florenti y el tenor Lorenzo Salvi en el teatro Santa Anna.

Himno de México completo

A continuación, te presentamos la letra del himno nacional mexicano completo:

Lee también:  ¿Cuáles son los estados con mayor turismo en México?

Estribillo

Mexicanos, al grito de guerra

El acero aprestad y el bridón;

Y retiemble en sus centros la tierra

Al sonoro rugir del cañón.

I

Ciña ¡Oh Patria! tus sienes de oliva

De la paz el arcángel divino,

Que en el cielo tu eterno destino

Por el dedo de Dios se escribió.

Mas si osare un extraño enemigo

Profanar con su planta tu suelo,

Piensa ¡Oh Patria querida! que el cielo

Un soldado en cada hijo te dio.

II

En sangrientos combates los viste

Por tu amor palpitando sus senos,

Arrostrar la metralla serenos

Y la muerte o la gloria buscar.

Si el recuerdo de antiguas hazañas

De tus hijos inflama la mente,

Los laureles del triunfo tu frente

Volverán inmortales a ornar.

III

Como al golpe del rayo la encina

Se derrumba hasta el hondo torrente,

La discordia vencida, impotente,

A los pies del arcángel cayó.

Ya no más de tus hijos la sangre

Se derrame en contienda de hermanos;

Solo encuentre el acero en tus manos

Quien tu nombre sagrado insultó.

IV

Del guerrero inmortal de Zempoala

Te defiende la espada terrible,

Y sostiene su brazo invencible

Tu sagrado pendón tricolor.

Él será del feliz mexicano

Lee también:  ¿Qué es el virreinato en México?

En la paz y en la guerra el caudillo,

Porque él supo sus armas de brillo

Circundar en los campos de honor.

V

¡Guerra, guerra sin tregua al que intente

De la patria manchar los blasones!,

¡Guerra, guerra! los patrios pendones

En las olas de sangre empapad.

¡Guerra, guerra! en el monte, en el valle,

Los cañones horrísonos truenen

Y los ecos sonoros resuenen

Con las voces de ¡Unión! ¡Libertad!

VI

Antes, Patria, que inermes tus hijos

Bajo el yugo su cuello dobleguen,

Tus campiñas con sangre se rieguen,

Sobre sangre se estampe su pie.

Y tus templos, palacios y torres

Se derrumben con hórrido estruendo,

Y sus ruinas existan diciendo:

De mil héroes la patria aquí fue.

VII

Si a la lid contra hueste enemiga

Nos convoca la trompa guerrera,

De Iturbide la sacra bandera

¡Mexicanos! valientes seguid.

Y a los fieros bridones les sirvan

Las vencidas enseñas de alfombra;

Los laureles del triunfo den sombra

A la frente del bravo adalid.

VIII

Vuelva altivo a los patrios hogares

El guerrero a contar su victoria,

Ostentando las palmas de gloria

Que supiera en la lid conquistar.

Tornaránse sus lauros sangrientos

En guirnaldas de mirtos y rosas,

Que el amor de las hijas y esposas

También sabe a los bravos premiar.

IX

Y el que al golpe de ardiente metralla

De la Patria en las aras sucumba,

Obtendrá en recompensa una tumba

Donde brille de gloria la luz.

Y de Iguala la enseña querida

A su espada sangrienta enlazada,

De laurel inmortal coronada

Formará de su fosa la cruz.

X

¡Patria! ¡Patria! tus hijos te juran

Exhalar en tus aras su aliento,

Si el clarín con su bélico acento

Los convoca a lidiar con valor.

¡Para ti las guirnaldas de oliva!

¡Un recuerdo para ellos de gloria!

¡Un laurel para ti de victoria!

¡Un sepulcro para ellos de honor!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.