Mitos de México

Los mitos de México forman parte de la cultura del país; muchos de los cuales se han conservado gracias a la transmisión oral de generación en generación.

Si quieres conocerlos, a continuación, te presentamos algunos de los mitos de México más populares:

Mitos de México

El mito de Quetzalcóatl

Quetzalcóatl quiere decir “Serpiente emplumada” y era el principal dios de los aztecas y de otros pueblos.

Se dice que, durante un tiempo, los hombres sufrieron de una cruel hambruna; por lo que Quetzalcóatl decidió transformarse en hormiga y viajar a través del campo y las montañas para, finalmente, tomar un grano de maíz y llevarlo a los hombres. Estos, agradecidos, aprendieron a cultivarlo para usarlo como la base de su alimentación.

Por ello, Quetzalcóatl fue adorado como el dios que mostró a los hombres el maíz; salvándolos de la muerte.

El águila y la serpiente

En la mitología de los mexicas o aztecas, se cuenta que un día, recibieron la señal de su dios Huitzilopochtli; quien los instó a abandonar su lugar de origen, Aztlán, con el fin de encontrar mejores tierras dónde vivir: su tierra prometida. Para identificarla, verían a un águila devorando a una serpiente y parada sobre un nopal.

Lee también:  Leyenda del sol y la luna (corta)

Así, los mexicas salieron en peregrinación y, después de años de vagar, llegaron a un gran lago (el lago de Texcoco), en donde la tan ansiada señal se mostró: un águila devoraba a una serpiente en un nopal que se encontraba sobre un islote.

Así, fue aquí que decidieron construir sus ciudad, Tenochtitlán; que con el paso del tiempo llegaría a ser la Ciudad de México.

El conejo en la luna

Una mañana, el dios Quetzalcóatl decidió salir de viaje por el mundo, en forma de hombre; tras caminar toda la jornada, y ya cansado y con hambre; se detuvo a mirar las estrellas y la luna. Mientras permanecía sentado, vio a un conejo comiendo cerca de él.

El dios le preguntó:

-¿Qué comes, conejo?

Y la criatura le respondió que zacate, que si gustaba un poco. No obstante, Quetzalcóatl le respondió que él no podía alimentarse de zacate.

Viéndolo triste y hambriento, el conejo se acerco a Quetzalcóatl y le dijo:

Lee también:  ¿Cómo se celebra la Semana Santa en México?

-Sé que sólo soy un conejo, pero no deseo que mueras; si quieres, puedes alimentarte de mí.

Enternecido, el dios le respondió:

-Puede que seas sólo un humilde conejo, peor hoy has tocado lo más profundo de mi corazón. Te juro que no te olvidaré. Así, tomó al conejo entre sus manos y lo elevó hasta el cielo, en donde quedó grabado para siempre en la faz de la luna.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

contadores