Leyenda del sol y la luna (corta)

Se dice, en diversas leyendas de pueblos mesoamericanos, que antes de que existiera el mundo tal y cómo lo conocemos, con sus ríos y montañas, mares y bosques; los dioses se reunieron para discutir sobre la creación, y preguntaron:

-¿Quién será el encargado de dar luz al mundo?

Tecuciztécatl, un dios orgulloso y arrogante, respondió:

-Yo puedo encargarme de entregar la luz al mundo.

Leyenda del sol y la luna

Pero además de Tecuciztécatl, los dioses querían a alguien más que cumpliera con el trabajo, aunque nadie se ofrecía para cumplir con aquella tarea. Así, los dioses seleccionaron a Nanahuatzin, un dios al que nadie quería, humilde y callado; a lo que Nanahuatzin asintió.

Posteriormente, ambos dioses, Tecuciztécatl y Nanahuatzin comenzaron a realizar penitencia para encontrarse listos para el ritual. Después de un tiempo, los dioses se volvieron a reunir, esta vez alrededor de una hoguera, en donde también se encontraban los dos dioses que encargados de dar luz al mundo.

Los dioses le dijeron a Tecuciztécatl:

Lee también:  ¿Quiénes vivían en México cuando llegaron los españoles?

-¡Entra al fuego, dios!, ¡Ilumínate!-pero, lleno de temor, no logró arrogarse a la llama. Cuatro veces intentó entregarse al fuego de la hoguera, pero en ninguna pudo lograrlo.

Entonces los dioses dijeron:

-¡Ve tú, entonces, Nanahuatzin!, ¡entra la fuego!- y Nanahuatzin, leal, y cerrando los ojos, se arrojó a las llamas.

Tras esto, los dioses miraron y señalaron hacia el este, diciendo:

-Desde ese punto en el horizonte nacerá Nanahuatzin transformado en sol– Y así fue.

Y era tan brillante que nadie podía mirar directamente a Nanahuatzin, debido al fuerte brillo que despedía.

Viendo la valentía de Nanahuatzin, Tecuciztécatl se arrojó al fuego, pero él ya no sería tan grande y brillante como su hermano dios. Así, Tecuciztécatl se convirtió en la luna. Desde entonces existe tanto el día, como la noche en el mundo.

Esta es la leyenda del sol y de la luna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.