La leyenda del maíz

El maíz fue el alimento principal de la dieta de los pueblos mesoamericanos y, actualmente, sigue siendo un producto básico en la alimentación de diversos países de América. En especial, el maíz fue adorado como un alimento de origen divino por los mexicas, también conocidos como aztecas.

La leyenda del maíz

Cuenta la leyenda, que antes de la llegada del dios Quetzalcóatl a la tierra, las personas sólo se alimentaban con pequeños animales que lograban cazar, así como con las raíces que se encontraban durante los trayectos que realizaban. No sabían sembrar y no tenían maíz; ya que este alimento se encontraba muy lejos, escondido entre las montañas, en un misterioso.

Algunos dioses, percatados del sufrimiento de los hombres, intentaron separar las montañas para que los hombres pudieran llegar al maíz fácilmente, pero no lo pudieron conseguir.

Pasando hambre y sumamente preocupados por su situación, los mexicas decidieron visitar a Quetzalcóatl para que los ayudará. El Dios, la serpiente emplumada, les respondió que él sería el que les llevaría el maíz.

Lee también:  ¿Cuál es el patrimonio cultural de México?

Pero en vez de intentar separar las montañas como los otros dioses, Quetzalcóatl, el más astuto de todos, se transformó en una diminuta hormiga de color negro y, acompañado por una hormiga roja se dirigió hacia las montañas donde se encontraba el maíz.

Después de diversas dificultades que se presentaron durante el trayecto, el dios Quetzalcóatl logró llegar hasta el sitio donde se encontraba el maíz, y puesto que en ese momento era una hormiga, tomo un simple grano con sus mandíbulas y, así, regresó hacia el sitio donde lo esperaban los mexicas.

Entonces Quetzalcóatl entregó el grano al pueblo, para que los hombres y las mujeres lo sembraran y cosecharan.

Gracias al maíz, se dice, los mexicas dejaron de ser un pueblo relegado, pobre y que padecía hambrunas constantemente, transformándose en el imperio más grande de la región.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.